VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA
                 

La Parroquia, más que un lugar, debe de ser una comunidad de cristianos que, a impulso del Espíritu Santo, tratan de hacer realidad, en un lugar concreto, el Reino anunciado e iniciado por Jesús.
Pertenecer a una determinada parroquia no consiste solo en haber recibido Sacramento del Bautismo en la misma o en vivir dentro de la demarcación establecida por decreto o por ley ni en el haber recibido en ella algunos sacramentos; está en sentirla , está sobre todo en tomar parte activa en los actos de la Comunidad Parroquial, está en sentir , pensar, vivir y actuar como miembro activo en la Comunidad Parroquial.
Es necesario tener una misma fe, ser testigo de la misma con las obras y celebrarla con los hermanos.

Nuestra Parroquia
Nuestra comunidad cristiana, como todas las parroquias presta unos servicios sacramentales y de evangelización.
Vive la fe, comparte la fe y la celebra con los hermanos. La Parroquia no agota su misión iniciándonos en la experiencia cristiana.
En ella la experiencia crece, madura y se comparte de modo permanente. A través de la catequesis, de la formación cristiana, del trabajo y profundización en el conocimiento del Evangelio, se hace más presente en la familia, niños, jóvenes y ancianos; se hace presente en las alegrías, en la soledad y en el dolor.

La Parroquia renovada
Uno de los anhelos más grandes que se ha expresado en las Iglesias de Ameríca Latina y El Caribe, con motivo de la preparación de la V Conferencia General. es el de una valiente acción renovadora de las Parroquias a fin de que sean de verdad:

Espacios de la iniciación cristiana, de la educación y celebración de la fe, abiertas a las diversidades de carismas, servicios y ministerios, organizadas de modo comunitario y responsable, integradoras de movimientos de apostolado ya existentes, atentas a la diversidad cultural de sus habitantes, abiertas a los proyectos pastorales y supraparroquiales y a las realidades circundantes.

Documento de Aparecida,170

nosotros

Nuestro Propósito 

Formamos el Pueblo de Dios, una parroquia de hermanos y hermanas, 
bautizados en Cristo Jesús y unidos en la Eucaristía. 
Nos vamos a esforzar por seguir a Jesucristo, evangelizador de los pobres. 

Ya que la Eucaristía es origen y fuente de nuestras vidas nos comprometemos conscientemente a construirla y a alimentar 
una comunidad que rinda culto a Dios y en la que nos sirvamos unos a otros. 

Expresamos nuestra adoración y nuestra vocación viviendo como Pueblo por los Pobres 
de manera activa y práctica, inspirados en el Evangelio.. 
Nos comprometemos a tener un amor delicado a María, madre de Jesús.

Volver